juicio

En tiempos de juicio no podemos ser indiferentes

Estamos viviendo tiempos de juicio. En las noticias vemos incendios con víctimas mortales, inundaciones en varias partes del mundo y sabemos que vendrán más. Por causa de los perversos, pero lo padecerá “toda la gente”. Sabemos que el Señor nos ama y esto nos da confianza. Sabemos que sus ángeles nos cuidan, por eso tenemos …

En tiempos de juicio no podemos ser indiferentes Leer más »

Dios derribará a los malvados

¿Te suena mal cuando dice que el Señor los derribará? Te confieso que a mí también me cuesta aceptar que Dios es amor pero también el Juez de toda la tierra. No solo amor, no solo juez. Ni el Dios autoritario, siempre enojado, en busca de pecados para castigar; ni tampoco el viejito bueno que …

Dios derribará a los malvados Leer más »

Es tiempo de arrepentirnos

El mayor llamado que el Espíritu de Dios hace a la humanidad hoy -y que ha hecho a lo largo de los siglos- es el llamado al arrepentimiento. Arrepentirse es dar un giro de 180 grados y cambiar radicalmente de rumbo. Significa apartarse del pecado y de todo lo que desagrada a Dios, incluyendo iniquidades, …

Es tiempo de arrepentirnos Leer más »

¿Te das cuenta qué tiempo estamos viviendo?

Las aves saben cuándo emigrar. Están atentas al cielo para saber si es tiempo. Pero el pueblo de Dios está distraído. Por más que vea las señales, no se da cuenta. Es tiempo de abrir los ojos, de dejar de dormir espiritualmente. El juicio cae sobre la tierra y se necesita intercesores. Gente de oración. …

¿Te das cuenta qué tiempo estamos viviendo? Leer más »

El vino y el orgullo los destruyó

Israel era el pueblo escogido, amado y cuidado por Dios. Se dividió en dos naciones, pero igual el Señor siguió amándolos. Nunca faltaron los profetas ni la misericordia divina. Dios buscaba hijos que inspiren al bien, pero se volvieron orgullosos, borrachos e idólatras. Por eso se encendió el celo de Dios ¿Adónde están mis hijos? …

El vino y el orgullo los destruyó Leer más »

Derramen mis ojos lágrimas noche y día por mi nación

El profeta usa la metáfora de una joven (virgen) para referirse a la ciudad capital. En realidad, toda la nación estaba siendo castigada. Los profetas, por años, reprendieron con amor, con dureza, con palabras elocuentes, con lenguaje sencillo. De todas formas. Anunciaron que si seguían adorando ídolos, maltratando a los indefensos y cometiendo todo tipo …

Derramen mis ojos lágrimas noche y día por mi nación Leer más »

Engañaron al pueblo, pero no a Dios

En tiempo de Ezequiel, la nación se había vuelto idólatra, llena de violencia y toda clase de maldad. Los profetas verdaderos les decían que se arrepientan, porque Dios estaba enojado. Si no cambiaban vendría el castigo. Pero la gente no les creía porque los otros le profetizaban abundancia y paz ¿Y qué pasó? Dios vino …

Engañaron al pueblo, pero no a Dios Leer más »