¿Te das cuenta qué tiempo estamos viviendo?

Compartelo en tus redes
Aun la cigüeña en el cielo conoce su tiempo, y la tórtola y la grulla y la golondrina guardan el tiempo de su venida; pero mi pueblo no conoce el juicio de Jehová. Jeremías 8.7

Las aves conocen el tiempo
¿Y el pueblo de Dios?

Foto: Paloma junto al mar. Muelle Luis Piedrabuena. Puerto Madryn

Las aves saben cuándo emigrar. Están atentas al cielo para saber si es tiempo. Pero el pueblo de Dios está distraído. Por más que vea las señales, no se da cuenta. Es tiempo de abrir los ojos, de dejar de dormir espiritualmente. El juicio cae sobre la tierra y se necesita intercesores. Gente de oración. Gente con un corazón lleno de compasión por los que se pierden. Gente guerrera que no dé tregua al diablo.

Despierta, pueblo de Dios ¡Es tiempo de clamar! ¡Tiempo de interceder!