Yo me alegré en la Casa de Dios

Compartelo en tus redes
Yo me alegré con los que me decían:
A la casa de Jehová iremos.
Salmos 122:1 (RVR1960)
Pastor Sebastián – Yo me alegré en la Casa de Dios

El texto del Salmo está en pasado. Hubo un tiempo en que el salmista podía ir a la Casa de Dios y se alegraba. Pero ya no podía disfrutar de esos momentos maravillosos. Cuando Israel fue invadida, el enemigo destruyó el Templo y llevó prisioneros como esclavos a los sobrevivientes.

Nosotros tenemos hoy el privilegio de poder ir a la Casa de Dios. Aprovechemos para reunirnos con nuestros hermanos. Para recibir ese aceite fresco que desciende del Cielo. No esperemos a que el enemigo nos quite esta bendición. No esperemos a que nos aleje de Dios, a que nos esclavice con temor, con enfermedad, con pobreza, con angustia… ¡La bendición está cerca del Padre!

¡Hay bendición y vida abundante cuando se reúnen los hijos de Dios!

Zaira Johnson – Adorándote (acústico) (Feat. Marcela Gándara)