Madres de la biblia

Apretar en el nombre para leer la explicación.

La primer mamá, era la esposa de Adán. Fue la mamá de Caín, Abel, Set y otros hijos e hijas (Génesis 4:1,2,25).

Su nombre antes era Sarai, pero Dios le cambió el nombre por Sara que significa “princesa” (Génesis 17:15-16) y a su esposo Abram le cambió el nombre por Abraham que significa “padre de una multitud”. No podía tener hijos, pero cuando ya era anciana tuvo a Isaac (risa) ¡a los 90 años! (Génesis 21:1-3)

Hija de Betuel, tenía un hermano llamado Labán. Un día llegó a visitarlos un criado de Abrahám, hermano de su abuelo Nacor. Les trajo muchos regalos y pidió la mano de Rebeca para que se case con Isaac. Dios le había dado una señal de que ella era la elegida. Al otro día partió con sus doncellas para ir a casarse con Isaac, el hijo de Abraham (Génesis 24).

Era estéril y en esa época eso significaba una gran tristeza, porque si una mujer no le daba hijos a su marido lo normal era que él tomara otra esposa. Pero oraron durante 20 años y Dios les respondió. Rebeca tuvo mellizos y los llamaron Esaú (velludo) y Jacob (suplantador).

Raquel vivía con su padre Labán, quien tenía muchas ovejas. Ella era la pastora. Tenía una hermana mayor llamada Lea.

Un día llevó sus ovejas hasta el pozo para darles agua, como todos los días. Allí encontró a un extranjero, que resultó ser su primo Jacob. En esa época Dios permitía el casamiento entre primos. Pronto se enamoraron.

Jacob habló a Labán para casarse con ella. Como la costumbre era darle una dote, acordaron que trabajaría como pastor de ovejas durante siete años, para casarse con ella “y le parecieron como pocos días, porque la amaba ” (Génesis 29:20). Pero la noche de la boda no fue como lo había pensado. Su suegro le hizo trampa. Aprovechando que las mujeres se cubrían la cara con un velo y que seguramente Jacob había tomado bastante, en vez de darle a Raquel le entregó a Lea. Cuando llegó la mañana fue a quejarse. Tranquilamente, Labán le dijo que cumpla la semana con ella y luego le entregaría a su hermana, a cambio del trabajo de otros siete años.

Las dos hermanas nunca se llevaron del todo bien, competían por darle más hijos a Jacob, para de esta manera ser más importante ante sus ojos. Al principio Raquel no podía tener hijos, así que le dio como concubina a su sirvienta (una costumbre de la época) y adoptó sus hijos como propios. Pero luego Dios oyó su oración y nació José. Años después nació Benjamín.

¿Conoces a otra madre famosa de la Biblia? Puedes escribir en los comentarios su nombre y quién o quienes fueron sus hijos.

Arrastrar cada personaje con su mamá.

Deja un comentario