Nuestro protector es grande, más grande de lo que te imaginas

Compartelo en tus redes
Pero el SEÑOR es mi fortaleza, mi Dios y la roca que me protege. Salmos 94:22

Foto: casas al pie de la montaña. Cafayate, Salta.

Nuestro Dios es más grande, pero mucho más grande de lo que nos imaginamos. Grande en poder, grande en paciencia, grande en misericordia, grande en amor y en justicia.

Por eso es el mejor protector. No solo es más fuerte que nuestros enemigos. También está dispuesto a sostenernos si resbalamos, a levantarnos una y otra vez. Y su amor es tan grande que nunca nos abandona.