Mío eres tú

Compartelo en tus redes
Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. 
Isaías 43:1

Foto: Hombre caminando en la nieve. La niebla no deja ver nada. Cerro Bayo, Villa la Angostura

Dios le cambió el nombre a Jacob (que significa suplantador) y le puso Israel (el que lucha con Dios, o Dios lucha). Entre los judíos el nombre representa el carácter de una persona, este cambio de nombre significaba que cambió

de vida. Jesús nos redimió, o sea, pagó nuestra deuda con Dios, porque la paga del pecado es muerte. Y cambió nuestra vida. Ya no tenemos que tener miedo, o duda, o preocupación, somos hijos de Dios y él nos cuida. Solamente tengamos cuidado de no soltar su mano.