Al seguir tus mandatos me alegro más que en todas las riquezas. Salmos 119:14

Me alegra más vivir en amistad con Dios

Compartelo en tus redes

Nada se compara con ser amigo de Dios.

Es tentadora la idea de ser rico, pero vemos muchos ricos con matrimonios destruidos, la salud arruinada por las drogas, siempre discutiendo, siempre comparándose con otros, sin paz. Mejor buscar tesoro en el Cielo (Mateo 6:19-20). En vez de preocuparnos por cosas materiales, que no satisfacen, tener como objetivo recuperar lo que Adán y Eva tenían: la comunión con Dios que era lo que convertía el huerto en Paraíso.

Si nos ocupamos de servir a Dios, él se encargará de que no nos falte nada (Mateo 6:32-33). Jesús nos ama tanto, que incluso prometió recompensar generosamente todo lo que hagamos para él: “Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna” (Mateo 19:29).

¿Qué mejor amigo que el dio su vida por nosotros? Jesús dijo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15:13) y entregó su vida para morir en nuestro lugar, para pagar la culpa por nuestros pecados. Podemos confiar en él, que no nos va a traicionar, que siempre va a buscar lo mejor para nosotros, porque es un amigo leal, un verdadero tesoro.

Por eso, me alegra más seguir los mandamientos de Dios y ser amigo de Jesús, que tener riquezas.

Me alegra más vivir en amistad con Dios que ser rico
Con Dios consigo lo que el dinero no puede comprar
"Al seguir tus mandatos me alegro más que en todas las riquezas". 
Salmos 119:14 BLP