¿Qué tan inteligente eres?

Compartelo en tus redes
No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,
Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,
Porque si no, no se acercan a ti. 
Salmos 32:9
Foto: Dos jinetes vestidos como los gauchos de Güemez. Plaza 9 de Julio, Salta.

A veces las cosas no salen como las planeamos. Porfiamos y le pedimos a Dios que bendiga nuestros planes. Pero no nos damos cuenta que el Señor quiere guiarnos a otro lado. Como no le hacemos caso, nos sujeta de las riendas.

¡Qué fácil nos olvidamos que un día le dijimos que queríamos que él fuera nuestro Señor! ¡Que lo seguiríamos a cualquier parte! No seamos burros, abramos los ojos y veamos adónde nos quiere llevar Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *