Pr. Sebastián. Despojándonos del viejo hombre