No cuentes dinero, mira si eres rico ante Dios “Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.” Lucas 12:20-21

No te preocupes por el dinero

También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

Lucas 12:16-21

Los precios suben, la economía parece que se va a poner peor y nos olvidamos de que somos hijos del que dijo: “Mía es la plata, y mío es el oro” (Hageo 2:8). No es que despilfarremos lo que Dios nos manda, total puede darnos más. Pero tampoco tenemos que pensar como el necio, que hace falta amontonar riquezas para poder descansar y disfrutar de la vida. Lo importante es ser rico ante Dios porque entonces sí podremos disfrutar su bendición.

No cuentes dinero, mira si eres rico ante Dios

“Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.” Lucas 12:20-21