Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien. 2 Tesalonicenses 3.13

No te canses de hacer el bien

Compartelo en tus redes

Seguro que alguna vez te cansaste de servir a los demás ☹.

No es que busques reconocimiento, que quieras que todos digan lo bien que lo haces. Ya sabes que no puedes esperar que te den las gracias por hacer lo que de supone que hagas… Pero llega un momento que parece que eres el único dispuesto a servir. 😒 Llega un día que parece que se están abusando de ti, que eres la tonta o el tonto al que siempre le toca hacer lo que los demás no quieren.

Toda mamá sabe que cada día tiene que hacer un trabajo invisible, que nadie valora ¡Hasta que se enferma y todos se desesperan! 😱

Todo jefe de familia siente la carga sobre sus hombros de proveer para las necesidades. Los demás parece que piensan que la plata aparece mágicamente en su bolsillo. Nadie le da las gracias po tantas preocupaciones, por aguantar el cansancio, los jefes, la gente difícil, el mal tiempo. 😓

Dios nos manda a todos que sirvamos a los demás. Como Jesús, que vino a servir y no a ser servido. No solo a nuestra familia. También en la iglesia, en la escuela, el trabajo, en donde estemos. De eso se trata amar al prójimo 💖.

Siempre dispuestos a dar una mano al que lo necesita, si está a nuestro alcance; siempre atentos por si Dios quiere que hablemos una palabra a alguien; o para hacer una oración en silencio (que nadie va a agradecer) para desbaratar los planes del enemigo, cuando vemos que está armando lío.

Va a llegar el momento en que nos cansemos 😔. Va a venir un día en que pensemos que no vale la pena. Pero Dios lo tiene en cuenta… ¿Lo tiene en cuenta? ¡¡Porque a veces parece que hasta Él se olvida!!!!!!

No dudes del amor de Dios. Jesús te ofrece su hombro para llevar juntos la carga, para tirar juntos del yugo. Cada cosa que haces por los demás es anotado para que tengas tu recompensa ¡Hasta cuando das un vaso de agua fría! No te canses de hacer el bien. No te canses de ayudar. No te canses de amar al prójimo.

Pide fuerzas a Dios y él te las dará.

Y vosotros, hermanos, no os canséis de hacer bien. 2 Tesalonicenses 3.13