Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según tu palabra. Salmos 119.25

Mi alma está abatida

Compartelo en tus redes

Aunque la angustia me hunda hasta lo más profundo, aunque mis enemigos me hayan dejado por el suelo, aunque mi alma se sienta hecha polvo… yo sé que mi Dios me levantará. Incluso si estoy medio muerto, me dará vida. Porque lo prometió: él dijo que estará conmigo hasta el fin del mundo, que será como mi

sombra a mi derecha, que me sostendrá con su mano. Si lo dice en su Palabra lo va a cumplir.

Abatida hasta el polvo está mi alma; Vivifícame según tu palabra. Salmos 119.25

Deja un comentario