La riqueza y la gloria vienen de Dios, no de tu esfuerzo

Compartelo en tus redes
Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos.
Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre. 1º Crónicas 29:12-13
Foto: Crucero Emerald Princess en el muelle Luis Piedrabuena, Puerto Madryn. El cielo y el mar tienen una coloración dorada porque acaba de amanecer y llovizna.

Muchos están convencidos que la única manera de hacer dinero es usando trampas o pisoteando a los demás. Esas riquezas no duran y matan espiritualmente a sus dueños. Dios puede darte más, mientras tu corazón siga fiel a él.

Mejor es recibir gloria de Dios que alabanza de los hombres. Él es quien nos da poder para prosperar y para todas las cosas. Nuestra admiración y alabanza son para Dios, él domina sobre todos.