La crisis se sujeta a la palabra de Dios