¿Excusa para comer y beber de más o celebrar a Jesús?

Compartelo en tus redes
Si se reúnen que Jesús sea el homenajeado

El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios. Romanos 14.6b
La familia reunida. Muchos ya están en la presencia del Señor. Nos alegramos por el tiempo que Dios nos prestó sus vidas para disfrutar en este mundo y esperamos el día en que juntos celebremos con Jesús las Bodas del Cordero, libres de toda angustia.

Los verdaderos cristianos no nos reunimos para beber de más y cometer otros excesos. Nos juntamos para homenajear al que nos da todo lo que tenemos: La vida, la familia, amigos, salud, sustento y tantas, tantas cosas más que nos llenan de alegría al recordarlo.

Si se reúnen para Navidad, que el gozo sea por estar con quienes aman y por pensar con cuántas cosas Dios los bendijo. Que no sea la falsa alegría que da el alcohol. No se olviden de orar dándole gracias al Señor por todo lo que les permite disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *