Ejercicio versus piedad

Compartelo en tus redes
MÁS EJERCICIO ESPIRITUAL

el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera. 
1 Timoteo 4:8

Foto: Mujer robusta caminando acompañada de mascotas. Camino a la Cruz, Esquel

Salimos a caminar para vernos mejor con unos kilos menos, o para cuidar la salud. Respirar aire puro también ayuda a pensar mejor y relajarnos.

Pero todos esos beneficios son poca cosa, porque no duran. En cambio cuando nos ejercitamos para la piedad sí que nos hace bien. La palabra piedad tiene dos significados, igualmente importantes: “Compasión o misericordia por el que sufre” y el otro significado es “devoción a Dios”.

Al ejercitarnos en la devoción a Dios nuestro viejo hombre pierde peso. Esto mejora nuestra salud espiritual, porque la vieja naturaleza se inclina hacia el mal. Respirar el aire puro del Espíritu1 renueva todo nuestro ser, nos da nuevas fuerzas en el Señor, gozo y amor verdadero. Podemos pensar con la mente de Cristo, somos más sabios y tenemos la paz que solo Cristo da.


1 La palabra viento en el original heb. y aram. es rûaj, que puede traducirse como “aire”,”viento”, “aliento”, “espí­ritu”. Por eso Jesús hace el juego de palabras en Juan 3:8 entre viento y espíritu: “El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu”.