Dios revela lo secreto

Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de salir a la luz. Marcos 4:22
Foto: Vista desde el Cerro Bayo. La ciudad oculta tras la niebla comienza a verse a medida que se despeja la neblina. Villa La Angostura.

Nada puede ocultarse ante Dios. Jesús conoce incluso lo que pensamos (Mateo 9:4; Juan 2:24-25). Por eso David le aconsejaba a su hijo: “Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre.” (1 Crónicas 28:9).

Dios es luz y así como la luz revela lo que la oscuridad no dejaba ver, él saca a la luz lo escondido. Esto significa que no se puede mantener pecados en secreto. Pero también quiere decir que podemos pedirle que nos muestre nuestros errores y defectos que no vemos. Quizás la bendición no llega porque hay cosas que debemos quitar de nosotros. Oremos como David: “¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos.” (Salmos 19:12) y “Escudríñame, oh Jehová, y pruébame; Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón.” (Salmos 26:2).

Deja un comentario