Dios no te olvidó, también tu familia está en sus planes

Compartelo en tus redes
¡Tranquilo!

Y tú no temas, siervo mío Jacob, ni desmayes, Israel; porque he aquí yo te salvaré de lejos, y a tu descendencia de la tierra de su cautividad. Y volverá Jacob, y descansará y será prosperado, y no habrá quién lo atemorice.
Jeremías 46:27

Dios te salvará y a tu familia

Foto: Familia de lobos marinos descansando en la playa. Península Valdés.

La nación elegida por Dios había sido rebelde. Se fue tras los falsos dioses, se llenó de violencia, injusticia social y toda clase de inmoralidad. Hasta que le llegó el castigo. Un imperio poderoso la invadió, saqueó sus bienes, destruyó sus ciudades y se llevó cautivo al pueblo para servir como esclavos.

Pasaron años y la fe de los pocos fieles decayó ¿Se acordaría Dios de ellos todavía? ¿Volverían a su tierra los cautivos? ¿De dónde vendría la ayuda para reconstruir la nación? Había promesas dadas por Dios, por ese Dios que nunca les mintió: ni cuando les prometió bendición ni cuando les advirtió del castigo. Todavía había profetas que comunicaban al pueblo lo que salía del corazón del Señor ¿Pero cómo agradar a un Dios santo? ¿Cómo podría después de la manera que le fallaron volver a llamarlos SU PUEBLO? Entonces el Señor los sorprendió mostrando su eterno amor, su fidelidad a toda prueba, su misericordia más alta que el Cielo.

Dios te ama. Dios nos ama. No quiere vengarse de nosotros, no hace promesas que no piensa cumplir. No tengas miedo. Sus planes están en marcha para salvarte a ti y a los tuyos ¡Descansa!

Deja un comentario