Dios no menosprecia tu problema

Compartelo en tus redes
Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido,
Ni de él escondió su rostro;
Sino que cuando clamó a él, le oyó. Salmos 22:24
Foto: Mujer cabizbaja sentada a la orilla del lago Nahuel Huapi, Bariloche.

Quizás pienses que Dios tiene asuntos más importantes que atender, que seguramente tu problema le parece algo en lo que no vale la pena ocuparse. Pero no es así. Dios ve tu dolor, tu aflicción. A él le importan tus asuntos. Clama en oración porque te va a escuchar.

Danny Gokey, Lilly Goodman – No Lo Has Visto Aún