Corazones endurecidos

Compartelo en tus redes
Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza. Mateo 13:20-21
Foto: Cardones en el suelo pedregoso.
Camino a San Antonio de los Cobres, Salta

Dios te dio muchas promesas maravillosas. Necesitan tiempo para crecer y dar fruto. No dejes que se apague tu fe cuando vengan las pruebas. La fe es la raíz que nos mantiene firmes cuando sopla el viento y además permite alimentarnos del agua de vida. ¡Creele a Dios con todas tus fuerzas!

Si las circunstancias que te han tocado vivir han endurecido tu corazón, pídele a Dios que te ayude para que su palabra pueda crecer en ti hasta romper las rocas. Atesora el agua del Espíritu Santo, como los cardones que crecen en suelo árido.