Aunque el templo se cierre, no dejes tu iglesia

Compartelo en tus redes
Cual ave que se va de su nido,
Tal es el hombre que se va de su lugar.
Provernios 27:8

Foto: Nido de hornero. Parque de Mayo, San Juan

Como un ave que abandona la seguridad del nido, es el que deja su casa espiritual. La iglesia no es el templo, es el conjunto de hermanas y hermanos en Cristo. Permaneciendo en comunión con

ellos, nos cuidamos mutuamente, el enemigo es echado lejos por la oración en común acuerdo y gozamos de la presencia de Dios que desciende donde hay dos o tres.