Aquí estoy, Señor, ¿para qué me necesitas?

¿Puede contar Dios contigo?

Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres,
Para ver si había algún entendido
Que buscara a Dios. 
Salmo 53:2

Foto: Buenos Aires (Vista aérea)

Es común en nuestras oraciones pedirle a Dios que bendiga nuestra familia, nuestro trabajo, nuestros planes. Pero ¿y si cambiamos? ¿Si cada mañana le preguntamos qué

planes tiene para hoy con mi familia y conmigo? ¿Te animas a preguntarle cómo podes ayudar hoy, desde tus limitaciones, pero con todas tus fuerzas, para que se haga SU VOLUNTAD?

Deja un comentario