Amor que no se enfría

Compartelo en tus redes

Nuestro amor puede enfriarse. Las relaciones pueden transformarse en una rutina que no satisface. Pero el amor de Jesús no cambia. Aunque sabía el precio que iba a tener

que pagar para salvarlos LOS AMÓ HASTA EL FIN.