silencio

¡Cállate!

No nos gusta esperar y mucho menos callarnos la boca, pero a veces Dios quiere que demostremos nuestra fe dejando que él actúe como quiera, para al final librarnos de nuestros problemas. Deja de clamar, porque ya te oyó. Deja de pedir explicaciones, porque ya te dijo lo que necesitas saber. Y sobre todo deja …

¡Cállate! Leer más »