pareja

¡Cuidado con las zorras pequeñas!

Tanto si se trata de nuestra economía, de la relación matrimonial como de nuestro ministerio, lo que puede provocar problemas graves lo prevenimos. Pero son las pequeñas cosas, lo que descuidamos porque no parece importante, lo que poco a poco destruye nuestras finanzas, nuestro matrimonio, nuestra salud o impide dar frutos para Dios.