Si el arroyo de bendición se seca… no te angusties

Compartelo en tus redes
Si el arroyo de bendición se seca...

Pasados algunos días, se secó el arroyo, porque no había llovido sobre la tierra. Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.
1 Reyes 17:7-9

Foto: Arroyo seco rodeado de plantas secas. Pque. Prov. Ischigualasto, San Juan

Dios había mandado a Elías al arroyo porque venía una sequía grave. Allí, cada día, los cuervos le llevaban pan y carne por la mañana y otra vez por la tarde. Pero el arroyo se secó, no había agua para tomar.

Pero eso no significaba que Dios se hubiera olvidado de su profeta amado. Le dijo: “Levántate” porque ya tenía preparada otra fuente de bendición. Esta vez no solo para él, sino también para una viuda y toda su casa.

No te angusties si parece que el panorama se pone difícil. Solo sigue confiando en tu Dios fiel. Pídele que te muestre cuál es el siguiente paso a dar.