"En lo alto del Líbano jamás se derrite la nieve. Las frías corrientes que manan de las grietas del monte Hermón jamás se secan. En eso se puede confiar porque pasa con regularidad, pero no en mi pueblo. Porque me han abandonado..." Jeremías 18:14-15a NBV

¿Puede confiar Dios en ti?

Compartelo en tus redes

Toda el universo sigue las reglas que el Creador estableció. Por eso se puede confiar que en lo alto del Líbano habrá nieve y que las corrientes de agua del monte Hermón estarán frías y no se secarán. Pero el ser humano tiene libre albedrío, puede elegir qué hacer y generalmente decide desobedecer a Dios.

El pueblo de Dios, después de recibir tremendas bendiciones, de escuchar a los profetas que le enseñaba el camino a seguir, abandonó al Señor. Lo cambió por ídolos inútiles. Pronto perdieron también sus principios morales y se dedicaron a cometer toda clase de delitos.

En la imagen solo aparece la primera parte del versículo 15. Lo invito a leerlo entero; “En eso se puede confiar porque pasa con regularidad, pero no en mi pueblo. Porque me han abandonado y puesto su confianza en ídolos que no sirven para nada. Se han alejado de una vida honesta y ahora viven dedicados a cometer toda clase de delitos.”

¿Puede confiar Dios en nosotros? ¿Lo amamos todavía con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente y con toda nuestras fuerzas? Él nos sigue amando, él sigue cuidando de nosotros, él nos sigue hablando para que reaccionemos, para que nos demos cuenta que la bendición solo la encontraremos al lado suyo.

"En lo alto del Líbano jamás se derrite la nieve. Las frías corrientes que manan de las grietas del monte Hermón jamás se secan. En eso se puede confiar porque pasa con regularidad, pero no en mi pueblo. Porque me han abandonado..." Jeremías 18:14-15a NBV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *