Pr. Sebastián. Presencia de Dios en casa