Pr. Sebastián. El favor de Dios