No son simples deseos

Compartelo en tus redes
No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos.
Isaías 65:22

Foto: Palmerascque sobresaken en altura con los otros árboles. Parque de Mayo, San Juan.

Las palabras de Dios no son simples deseos, como los que decimos a nuestros amigos para hacerlos sentir bien. Son promesas fieles, son declaraciones poderosas, son palabras vivas que se hacen realidad.

No dudes. Los injustos cosecharán castigo, pero los escogidos de Dios recibirán bendición.

Deja un comentario