¿Lo dejarás esperando?

Compartelo en tus redes
El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo;
y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir. 
Mateo 22:2-3

Foto: Mesas preparadas. Brasas Argentinas, CABA

Leamos el pasaje en la versión Nueva Biblia Viva:

«El reino de los cielos puede ilustrarse con el cuento de un rey que preparó un gran banquete en celebración de la boda de su hijo. Envió muchísimas invitaciones, y cuando el banquete estuvo listo, mandó un mensajero a notificar a los convidados que ya podían ir. ¡Pero nadie fue! Envió a otros siervos a decirles que fueran pronto, que no se demoraran, que ya los asados estaban listos. Algunos de los invitados se rieron de los mensajeros y se fueron a sus labranzas o negocios; y los otros tomaron a los mensajeros y, tras golpearlos y afrentarlos, los mataron. El rey, enojado, ordenó al ejército que acabara con aquellos asesinos y quemara la ciudad. Entonces dijo: “El banquete está listo, pero los que estaban invitados han mostrado que no eran dignos de la invitación. Por eso, vayan ahora por las esquinas e inviten a todo el mundo”.

El pueblo elegido por Dios, rechazó la invitación. Por eso, ahora llama a gente de todas las nacionalidades, para gozar en su casa de las bendiciones que preparó. No pongamos excusas, aprovechemos la oferta y saciaremos nuestras almas. También proveererá para todas nuestras necesidades.

Pero a los que rechazan el evangelio, los que se burlan y atacan a los siervos de Dios, les espera la ira divina.