La bendición viene de obedecer

Compartelo en tus redes
Poniendo en práctica la palabra

Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.  Lucas 5:5-6

Foto: Par de veleros. Puerto Madryn, Chubut

Jesús les dijo que remen mar adentro y echen la red. Simón le explicó que humanamente no tenía sentido, pero que lo hacía en obediencia a su palabra. Entonces recogieron tantos peces que la red se rompía.

No basta con recibir una palabra de parte de Dios, no es suficiente tener fe, hay que obedecer la directiva divina. “La fe sin obras es muerta” (Santiago 2:20).