Estudiar es bueno, pero sin Dios no basta

Compartelo en tus redes
ESTUDIO SIN DIOS NO BASTA

Con Dios está la sabiduría y el poder; suyo es el consejo y la inteligencia.
Job 12.13
Libretas de estudiante

La Biblia nos habla mucho sobre buscar la sabiduría. Pero hay que distinguir conocimiento (la Biblia lo llama “ciencia”), inteligencia y sabiduría.

La escuela nos da conocimiento, información, explicaciones humanas, que pueden estar equivocadas porque solo Dios puede ver el panorama completo. La inteligencia depende de la genética (por ejemplo los chicos Dawn nacen con deficiencias) y del entorno (los que pasan hambre sus primeros años nunca serán tan inteligentes). Se puede ser muy inteligente (hábil, astuto) sin tener estudios.

Ser sabio es otra cosa. La Biblia dice que nace del temor de Dios. Porque la sabiduría tiene que ver con un estilo de vida, con las decisiones que tomamos a lo largo del tiempo, es pensar en las consecuencias a largo plazo. El conocimiento nos explica qué es una bomba, la inteligencia nos permite construirla, la sabiduría nos dice que no lo hagamos.

Durante mucho tiempo en las iglesias pentecostales enseñaban que no había que ir a la escuela secundaria y mucho menos a la universidad, para no recibir conocimientos en contra de la Biblia. Pero todo el tiempo nuestra fe es puesta a prueba, ya sea por lo que vemos en la tele, lo que escuchamos de nuestros vecinos o los mensajes que recibimos en las redes sociales. Lo importante es ser sabios para elegir el bien, por más que vaya en contra de la mayoría.

Estudiar es bueno, nos da oportunidades. Pero no creas que te hace sabio. El único que da verdadera sabiduría es Dios. Sus consejos te evitarán problemas, te guiarán al éxito, te harán mejor persona y más feliz. Y como si eso fuera poco ¡tendrás un lugar en el Cielo por la eternidad!