Si no quieres convertirte en cartera no confíes en tu astucia. “No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal” Proverbios 3:7

El zorro que se convirtió en cartera

Compartelo en tus redes

Allá en Esquel, en la Patagonia, hay pequeños productores que aprovechan también a criar gallinas para tener huevos frescos. Un zorro vio la oportunidad, se metió en el gallinero y se comió los huevos. Como le salió bien, volvió otro día y otro.

Luego, no le bastó con los huevos y empezó a comerse las gallinas. El dueño, veía las huellas del zorro y cada vez se enojaba más.

Un día llamó a su amigo y le dijo: “Vos sabés que me gustan los animalitos. No estoy de acuerdo con los cazadores que los matan por la piel. Pero este zorro se pasó de la raya. Vamos a salir a cazarlo.” Ese día, a la tardecita lo esperaron y siguiendo las huellas lo encontraron. No hubo escapatoria. Al otro día le llevaron la piel a uno que hacía artesanías de cuero. Así, el zorro que se creía tan astuto terminó convertido en cartera.

Cuando nos creemos vivos y que podemos hacer lo que queremos, ¡Cuidado, podemos terminar mal como ese zorro!

Si no quieres convertirte en cartera no confíes en tu astucia. “No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal” Proverbios 3:7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *