Dios no es ajeno a tu dolor