Despójense de lo malo

Cuando llega el verano dejamos de lado la ropa que da calor, incluso tiramos la que ya no sirve.

Espiritualmente tenemos que hacer lo mismo: dejar atrás lo de la vieja temporada, sacar de nuestro “armario” lo que no sirve.