Déjalo limpiar tus pensamientos

Los “bichos” siempre intentan meterse en nuestra cabeza: pensamientos sombríos, dudas, temor, sentimiento de incompetencia, viejos rencores…

Si los dejamos, nos van a ir carcomiendo por dentro. Por eso, necesitamos que el Espíritu Santo nos ayude.

Como el pájaro carpintero, golpea y golpea. El que no sabe cree que está lastimando al árbol, que lo agujerea con su pico duro. Pero le hace un favor. Así también, puede molestar que nuestra conciencia insista en hacernos ver nuestros errores o que el Espíritu Santo nos machaque con la Palabra de Dios. Pero al final, nos sentiremos aliviados, cuando todos esos “bichos” se vayan y podamos reverdecer.

Déjalo sacar los "bichos”. El Espíritu Santo golpea tu conciencia, no para hacerte mal, sino como el pájaro carpintero, para sacar larvas, gusanos e insectos. “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.”  Juan 14:26

Deja un comentario