Bajo sus alas

Compartelo en tus redes
Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí;
Porque en ti ha confiado mi alma, y en la sombra de tus alas me ampararé hasta que pasen los quebrantos. 
Salmos 57:1
Foto: Gaviota gris volando en cielo tormentoso. Península Valdés, Puerto Madryn

No hay lugar más seguro que en la sombra de “las alas” de Dios. Bajo su cubierta estamos protegidos. Su mirada vigilante ve más allá de lo que pueden mirar nuestros ojos y nos equipa para enfrentar cualquier situación. Como las plumas cobijan dulcemente a los pichones, nos conforta, nos transmite su amor puro y desinteresado. Con celo nos defiende de nuestros enemigos. Nunca nos abandona.

Por eso, aunque no somos dignos de ser llamados sus hijos y muchas veces le fallamos, le pedimos misericordia. Él no rechaza al que le busca de corazón. Nos guardará bajo sus alas.

Living Feat. Un Corazón – La sombra de tus alas