Amar a los que nos odian

Compartelo en tus redes
Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan,
Y si tuviere sed, dale de beber agua;
Proverbios 25:21

Foto: Brazo extendido con una fuente de comida

Dios nos amó cuando éramos sus enemigos. Jesús quiere que cada día nos parezcamos más a él. Por eso nos dio el mandamiento de amar a nuestros enemigos.

Eso no significa que aprobemos lo que hacen o que dejemos de hablar de Dios para no ofenderlos. Se trata más bien, de mostrarles compasión y no negarles la ayuda necesaria.