Poder para comunicar [Foto: Transformador de electricidad] “Ahora bien, es cierto que enseñamos sabiduría entre los que son maduros. Pero la sabiduría que compartimos no viene de este mundo ni de los que lo gobiernan, quienes están perdiendo todo su poder.” 1 Corintios 2.6 PDT

Recibimos poder superior

Si conectamos la red eléctrica de nuestra casa a un cable de alta tensión tendremos graves problemas. Los aparatos eléctricos no soportan ese voltaje, se queman. Por eso existen los transformadores.

De manera similar, Dios tiene gran poder y sabiduría, pero no puede repartirlos a cualquiera. Si no están preparados, les haría más mal que bien. Por eso capacita a maestros que cumplen una función similar al Transformador de corriente. Toman el conocimiento elevado y lo simplifican, lo hacen accesible. A los que son maduros les enseñan conocimientos profundos pero a los más nuevos solo le explican lo básico.

Pero el mensaje de Dios no se trata de sabiduría humana sino de manifestación del poder divino, como lo dijo Pablo: “y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,” 1 Corintios 2:4 RVR1960 Porque la sabiduría de los hombres no tiene poder y está distorsionada. O sea, no tiene capacidad para cambiar vidas y además está errada, equivocada.

Si quieres aprender y enseñar a otros sobre las cosas de Dios, el Señor puede darte gran poder para comunicar su mensaje: No solo conocimiento sino poder del Espíritu para respaldar su Palabra. Un poder que ni los gobernantes más elocuentes tienen y a los que cada vez les cuesta más convencer a otros.

Poder para comunicar
[Foto: Transformador de electricidad]
“Ahora bien, es cierto que enseñamos sabiduría entre los que son maduros. Pero la sabiduría que compartimos no viene de este mundo ni de los que lo gobiernan, quienes están perdiendo todo su poder.” 
1 Corintios 2.6 PDT