Profeta Raimundo Severino. La gente no sabe con qué luchas