Hno. Juan Carlos. Antesala a la eternidad