Me anticipé al alba, y clamé; Salmos 119:147 en tu palabra.

Antes de que amanezca

Compartelo en tus redes

Me anticipé al alba, y clamé; esperé en tu palabra. (Salmos 119:147).

Cuando todo anda bien, es fácil olvidarse de Dios. Pero cuando estamos descompuestos y no podemos pegar un ojo en toda la noche… ahí nos acordamos.

También nos ponemos a clamar si los espíritus inmundos nos atacan en las pesadillas.

¿Tan poco amamos al Señor que solo oramos de verdad si no damos más, si no sabemos a quién más recurrir?

Me anticipé al alba, y clamé; esperé en tu palabra. Salmos 119:147