¿De qué sirve decir que tengo fe?