Los sabios se dejan corregir

Si quieres volverte sabio, busca personas sabias que te aconsejen y nunca creas que eres tan inteligente que no necesitas corrección. Si eres humilde para aprender de los demás, seguirás aumentando tu sabiduría hasta la vejez.